miércoles, 1 de julio de 2015

¿Por qué pinté mi foto de Facebook con el arcoíris?


Aquí comparto diez reflexiones a raíz de la resolución de la Suprema Corte de los Estados Unidos de Norteamérica, que legaliza los matrimonios igualitarios en todos los Estados de ese país:

1. No necesito ser gay para promover la universalidad de los Derechos Humanos. El derecho a casarse es uno de ellos y me alegro solidariamente por una resolución que sin duda favorecerá una cultura incluyente y libre de discriminación. En México hubo una resolución de jurisprudencia (12/06/15) que obliga a quienes son jueces para que permitan el matrimonio igualitario cuando se interpone un amparo (chequen la carrera de obstáculos que implica).

2. Quienes se casan están respondiendo ante la ley, ante la sociedad y el Estado por los derechos y obligaciones que contraen. No entiendo por qué la orientación sexual tendría que eximir a cierto sector de la población de ambas cuestiones, si todas las personas casadas deben ejercer sus derechos y obligaciones en materia de sucesión de bienes, cotización para la vivienda, la Seguridad Social y otros etcéteras.

3. Ser ciudadano o ciudadana no depende de la orientación sexual. Prohibir que personas del mismo sexo se unan en matrimonio, implica que seamos jerarquizados como humanos de primera y segunda categoría: un sector con el privilegio de casarse sólo por ser heterosexual y otro discriminado debido a prejuicios, ideologías o creencias.

4. El criterio religioso no debe ser rector de la vida cívica. Si alguien por sus creencias religiosas considera que sólo el matrimonio entre personas heterosexuales es sagrado y el único aceptable, puede ser loable en el contexto de su propia iglesia, pero es inadmisible que se impongan ciertas creencias en un Estado laico.

5. No veo correlación alguna entre legalizar el matrimonio igualitario y que se atente contra la familia. Por el contrario, quienes quieren casarse manifiestan su confianza en esta institución.

6. Si alguien cree que "no es natural" la homosexualidad, lean a fondo los hallazgos de Kinsey y más investigaciones. La experiencia sexual no está cuadriculada disyuntivamente en blancos y negros (heterosexual versus homosexual), sino que tiene una diversidad multicolor, así como el arcoíris.

7. Es absurdo afirmar que las parejas heterosexuales son las únicas que ayudan a la perpetuación de la especie. La especie se perpetúa por mucho más que dar la vida en el momento de la concepción y 5.3 millones de mujeres mexicanas no tienen el apoyo de los padres -en principio heterosexuales- de su propia descendencia, para sacarles adelante en la vida.

8. También hay que considerar que la pederastia es un acto que atenta contra la dignidad de niños y niñas. No es practicada mayoritariamente por personas homosexuales sino por heterosexuales, varios casos muy conocidos fueron perpetrados por sacerdotes como Marcial Maciel, quien fue encubierto por personas de su propia organización religiosa y por autoridades católicas. Esto último ha sucedido en muchos casos de sacerdotes católicos (que le pregunten a Alberto Athie sus experiencias). 

9. Si alguien se preocupa por el daño psicológico de los niños y niñas que podrían adoptar personas homosexuales, como psicoterapeuta he observado cuánto daño -incluso de carácter sexual- se hace en muchos senos familiares con parejas heterosexuales. También existen evidencias de parejas homosexuales que han educado a sus hijos e hijas en el respeto, el amor, la inclusión y la comprensión.

10. Habiendo un cosmos tan inmenso (con miles de millones de galaxias) ...la verdad no creo que Dios esté tan preocupado por cómo usamos nuestros diminutos "genitalitos" (digo, diminutos en comparación con el universo). Y si lo está, yo creo que es para que seamos personas felices y no reprimidas.

Vivo y dejo vivir
Soy el cambio que quiero ver en el mundo



domingo, 8 de marzo de 2015

¿Celebración del 8 de marzo?

Si tienes claves para entrar a Mural, ingresa a la siguiente liga: http://goo.gl/2HfWPX

El 8 de marzo no es para regalarnos flores ni para festejarnos. Es una conmemoración para la toma de conciencia sobre los derechos humanos de las mujeres, para recuperar la memoria y para reconocer los retos que todavía tenemos para erradicar la discriminación y la violencia contra las mujeres.

Festejar es celebrar algo con fiesta, según la RAE. Si analizamos los informes y estudios sobre las brechas de género existentes en nuestro país, creo que todavía no hay mucho qué celebrar sobre la condición y posición de las mujeres en México. Somos parte del 51.2% de la población y sólo trabajan el 42.8% de las que podrían ser parte de la población económicamente activa (INEGI). Cuando se calculan las horas de trabajo total semanal, las mujeres dedicamos 12 horas más que los hombres: 373 minutos cada día al trabajo doméstico, tres veces más que los 113 destinados por los hombres. Cuando se trata de actividades de limpieza, elaboración de alimentos y lavado de ropa, las mujeres dedicamos 280 minutos y los hombres 75 minutos; para el cuidado de la descendencia, las madres reportan 53 minutos al día y los padres 15 (OCDE). Además el 46% de las mujeres mexicanas reportan haber sufrido alguna agresión de sus parejas (INEGI) y según un estudio de El Colegio de México, la brecha salarial entre mujeres y hombres de México es de 6%-8%.

Respecto a la participación política de las mujeres, ninguna mujer gobierna alguna de las 32 entidades del país, en el gabinete federal sólo 4 de las 21 dependencias tiene una Secretaria y también sólo 2 mujeres participan en los 11 asientos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Jalisco cuenta con 20.5% de legisladoras y aunque a nivel federal las mujeres representan el 33.6 y el 38% de los espacios en senadurías y diputaciones respectivamente, en las comisiones ordinarias las mujeres participan minoritariamente en Hacienda (19%), Agricultura (13.3%) y Presupuesto (9.3%), mientras que están presentes en comisiones hasta ahora relacionadas con tareas "femeninas": 100% en Igualdad de Género (¿dónde están los hombres comprometidos con este reto tan grande para garantizar la justicia e igualdad en nuestro país?), 82.6% en la comisión de Atención a grupos vulnerables y 60% en Salud (INEGI).

Hay quienes afirman que las iniciativas para promover los derechos humanos de las mujeres han sido parciales y dedicadas a vindicación de derechos de "minorías" (sic.), lo cual denota mucha ignorancia. Existen dos Tratados Internacionales para los derechos humanos de las mujeres, CEDAW para la no discriminación (1979) y Belém Do Pará para la no violencia contra las mujeres (1994), que México ratificó en 1981 y 1999 respectivamente. México cuenta con la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres (2006) y desde 2007 con la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, así como los programas PROIGUALDAD (2008) y PIPASEVM (2014), destinados a erradicar la discriminación y la violencia contra las mujeres. 


También existen otros programas como el Programa de Cultura Institucional con perspectiva de género (PCI Federal y Estatal), el cual implica cuestiones como la conciliación entre la vida personal, familiar y profesional, el apoyo a la maternidad y la lactancia, así como la paternidad comprometida de los trabajadores con su propia descendencia. Tampoco olvidemos que 2 de los 8 los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ONU) incluyen la atención a la salud materna, así como la igualdad de los sexos y el empoderamiento de las mujeres (este último término provoca aversión en algunas personas, pero sólo implica desarrollar su potencial para generar cambios positivos, a nivel personal y en el entorno).

Por otra parte, existen certificaciones como el Modelo de Equidad de Género que contiene objetivos semejantes a los del PCI para la iniciativa privada y la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2009, la cual certifica en función de prácticas organizacionales que garanticen la igualdad laboral entre mujeres y hombres, de tal manera que la contratación y ascenso de las personas no dependa que su género. También promueve la flexibilidad laboral para mujeres y hombres en las organizaciones, supervisa el número de mujeres que regresan a su trabajo luego de las licencias de maternidad y exige que se sancionen prácticas nefastas como el hostigamiento y el acoso sexual.

Todas estos avances son fruto de los trabajos realizados con perspectiva de género, es decir, poniendo el "lente" o la lupa en las relaciones sociales entre mujeres y hombres. Decir que la "ideología de género" (sic.) es representado por un feminismo beligerante que por motivos ideológicos no representa ni defiende los problemas de la inmensa mayoría de las mujeres, no sólo revela ignorancia sino también prejuicios que impiden descubrir cuánto se ha aportado para que se erradiquen tantos problemas sociales relacionados con la discriminación y la violencia. Por eso, este día también debería ser de agradecimiento con tantas personas, la mayoría de ellas feministas, que se dejaron el pellejo para que las mujeres y los hombres tengamos relaciones más justas y paritarias en todos los ámbitos.

Es necesario que dejemos de tomarnos a la ligera tantos retos para construir una sociedad justa, igualitaria e incluyente, en México y en todo el mundo. Hoy es un día para reconocer derechos, no para regalar flores.

@AliceOJ, investigadora y consultora en temas de género


(Versión editada respecto a la publicada en Mural, tiene más información sobre los avances en materia de igualdad y no violencia contra las mujeres)

sábado, 14 de septiembre de 2013

#corredorStaMago



Ayer me fui con la bici plegable al Tec, eran las 2p.m. y el tráfico estaba terrible. El taxista me dejó en periférico y santa Mago, llegué rapidísimo.

PERO... Me regresé con Carlos desde Av. Santa Margarita hasta mi casa (Colonia Providencia) en bici. Me di cuenta de cuánto arriesgan su vida tanto él, la gran cantidad de trabajadores que circulaban al mismo tiempo que nosotr@s y el valiente alumnado que literalmenteSE JUEGAN LA VIDA por esa zona. 

Quienes dudan de la importancia del #corredorStaMago, les invito a que se paseen por ahí en bici. Ya se han puesto 4 bicis blancas en esa zona, 4 personas muertas y tal vez más, porque sólo hay infraestructura para la movilidad motorizada. Ya basta de este urbanismo excluyente, contaminante e incluso mortal. 

El cambio se está gestando desde la ciudadanía y ha llegado a permear a algunas acciones de gobierno. Voto para que sigamos abriendo nuestro horizonte de comprensión respecto a nuestros actos y su impacto en el mundo de manera diacrónica, es decir, conscientes de la herencia que estamos dejando a las futuras generaciones.

¡SALUD (en su sentido amplio, ¿cómo no?)! :)


jueves, 12 de septiembre de 2013

domingo, 1 de septiembre de 2013

10 síntomas de coche-centrismo


1. Creer que la calle es para los coches y no para todas las personas: "Infraestructura de calidad sólo para el automóvil".

2. Ocupar con el coche el paso de peatón (y peatona): "¡Es que no lo vi!".

3. No ceder el paso a peatones cuando quieren cruzar en la esquina de la calle. Y siendo peatón, esperar que pasen los automóviles: "El coche es primero".

4. Exigir o anhelar que se construyan pasos a desnivel y puentes peatonales elevados, que se quiten los semáforos: "Para que no interrumpan el flujo vehicular".

5. Estacionarse en línea amarilla, rampas de personas con discapacidad, estacionamientos para discapacitados, en doble fila, banquetas, etcétera: "Ahorita me quito, es nada más un ratito".

6. Conducir con el coche al lado del ciclista, sin respetar 1.5 metros de distancia: "Al cabo que sólo es un ciclista".

7. Pretender ir al máximo de velocidad, aunque sea violento para peatones y ciclistas: "Es que tengo mucha prisa".

8. Relacionar el estatus social con el medio de transporte, criticar a quien no tiene coche y felicitar a quien "por fin" pudo comprarse el suyo: "La bicicleta y el camión son para nacos".

9. Pitarle a quien circula lento por las calles, ya sea peatón, ciclista, carcacha... O alguien que disfruta del paseo en coche relajadamente (aquí mejor imagina tú las frases).

10. Ser pasajero único(a) del coche, ocupando el espacio en el que cabrían hasta 9 personas, para luego quejarse: "El tráfico es cada vez más insoportable".


                                                              TOD@S SOMOS TRÁFICO
                                                                 Tod@s somos iguales
                        ¿Cómo ocupas el espacio con tu medio de transporte?  ¿Es sostenible y justo?

                                   40 personas usando cada medio de transporte:
              ¿Podemos ver con esta imagen por qué hay tanto tráfico en nuestras ciudades?

Postdata: por cada litro de gasolina arrojamos 2.3 kg de dióxido de carbono al medio ambiente. Un litro equivale en promedio a 10 kilómetros. Si una persona inhalara 2.3 kg de CO2 en un cuarto cerrado de 2x2x3m, moriría en 10minutos; pero como lo arrojamos al medio ambiente abierto, creemos que "no pasa nada". Seamos conscientes de que sí pasa, la contaminación del medio ambiente la fraguamos día a día, con nuestros coches (cálculo realizado por el Dr. Carlos López Zaragoza, con base en varios estudios).

jueves, 1 de agosto de 2013

Violencia intrafamiliar "extramuros"



El 25 de noviembre es el día internacional de lucha contra la violencia de género. Este día fue elegido en memoria de la muerte de Minerva, Patria y María Teresa Maribal, tres hermanas que eran activistas políticas en la República Dominicana y que fueron asesinadas violentamente por la policía del gobierno del dictador Rafael Trujillo. Recordar las causas por las que se instauró esta fecha conmemorativa, nos exhorta a reflexionar sobre la violencia contra las mujeres en nuestro país. Las hermanas Maribal no murieron por violencia intrafamiliar, pero la violencia de género es una experiencia ordinaria para las mujeres mexicanas y no se circunscribe al ámbito familiar.

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH, http://bit.ly/f9yDXa) revela que 78.5% de las mujeres jaliscienses ha padecido algún tipo de violencia, lo cual coloca al Estado de Jalisco en uno de los tres primeros lugares de violencia contra las mujeres. La violencia más frecuente contra ellas es ejercida por el esposo o compañero sentimental (52.8%).

Desde hace varios años me he dedicado a la investigación sobre cuestiones de género y en el trabajo de campo –también en la relación con mujeres a las que estimo- me he encontrado con algunas que evidentemente padecen violencia por parte de sus parejas, pero lo niegan o lo justifican. Los relatos cambian radicalmente cuando esas mismas mujeres se separan de sus parejas: hay un tránsito de la “normalización” hacia la visibilización crítica de su situación anterior. La ENDIREH revela con datos duros esta realidad, ya que 59.3% de las mujeres casadas o unidas aceptaron haber sufrido violencia por parte de sus parejas, un porcentaje preocupante y significativo pero que contrasta con la misma declaración por parte del 74.1% de las mujeres que alguna vez estuvieron unidas.

Al interpretar estos datos podríamos establecer una correlación entre separación y violencia, pero también nos revela que aún en la actualidad las mujeres mexicanas silencian un problema tan grave que compromete su propia integridad física o psicológica. En una encuesta que aplicamos recientemente a 200 mujeres en un municipio de Jalisco, 7% de ellas afirmaban que las mujeres son culpables de que las violenten porque “no atienden bien a sus parejas”, mientras que el 30% coincidió en la misma respuesta con la opción “a veces”.

La violencia intrafamiliar está lejos de generar una sociedad incluyente y la perpetuación de la violencia –en cualquiera de sus manifestaciones- suele derivar en exclusión social. Muhammad Yunus, Nobel de la Paz en el 2006, comentaba que mientras no se trate igualmente a hombres y a mujeres en la estructura social, tendremos una sociedad desequilibrada que pagará con subdesarrollo (http://bit.ly/brr55o). Si en las relaciones de pareja se normaliza la práctica de la dominación y el control por parte del varón sobre las mujeres, no debe resultarnos extraño que a nivel internacional nos encontremos en el lugar 91 en el Ranking Global de Equidad de Género, entre los 128 países que fueron evaluados en el 2010 (http://bit.ly/aCeLlp).  Tampoco debe sorprendernos que países como Noruega y Suecia se encuentren en los primeros lugares en este ranking y que a la vez encabecen el listado de países con el índice de desarrollo humano más alto.

Reconozcamos las consecuencias de la violencia sobre las mujeres, en los hogares y en todo el sistema social de nuestro país. Los desequilibrios intergenéricos e incluso la violencia sobre las mujeres son evidentes también en las instancias gubernamentales que tendrían que velar por la erradicación de la violencia y no lo hacen adecuadamente. No podemos seguir permitiendo que se perpetúen las actitudes cínicas de algunos Ministerios Públicos que reciben con ironías las denuncias de las mujeres cuando son violentadas por sus parejas, además de la insensibilidad de muchos médicos encargados de revisarlas en el proceso.

La desarticulación estatal para atender a las mujeres que padecen violencia intrafamiliar, también termina siendo una doble victimización de estas mujeres por parte de un Estado que no se solidariza con la situación de las víctimas de violencia intrafamiliar; habría que evocar a Bourdieu cuando habla de la violencia simbólica ejercida por el Estado, hasta el grado de vivir en una sociedad que normaliza la incapacidad del gobierno para apoyar adecuadamente a quienes padecen la violencia doméstica. Basta observar el peregrinaje que deben hacer estas mujeres en las diversas instancias que, lejos de apoyarlas con un proceso caracterizado por la impartición de justicia pronta y expedita, las someten a trámites burocráticos interminables.

También es urgente remediar la actual la desarticulación del Consejo Estatal para la Prevención y Atención de la Violencia Intrafamiliar (CEPAVI), el cual debe reportar tanto al DIF como a Desarrollo Humano y no cuenta con los recursos suficientes para dar seguimiento a la gran cantidad de mujeres que precisan apoyo en este rubro.  La situación empeora cuando analizamos la situación de las Unidades de Atención para la Violencia Intradoméstica (UAVIS) municipales, conozco algunas que han desaparecido porque el Presidente Municipal “no tenía presupuesto” para pagar la mitad del mínimo sueldo de la directora, porque en su caso también dependen económicamente de CEPAVI y de la Presidencia Municipal en turno.

El Instituto Jalisciense de las Mujeres se ha dado a la tarea de remediar estos huecos en las funciones de los CEPAVIS y UAVIS, por medio de los módulos de atención para apoyar a las mujeres en situación de violencia doméstica. Hago un exhorto para que su tarea vaya más allá de la asistencia pública y continúe consolidando las políticas públicas necesarias para erradicar la violencia en nuestras estructuras sociopolíiticas, laborales y familiares, que atenta contra la dignidad de tantas personas y repercute en el Desarrollo Humano de nuestro país. 

Gandhi decía que "si la no violencia es la ley de nuestro ser, el futuro está con las mujeres". Ojalá que este artículo aporte para la reflexión sobre nuestras acciones personales, familiares, sociales e institucionales, sobre esta cuestión que es fundamental para la consolidación de una cultura pacífica e incluyente. 

Artículo dedicado a Leonardo Schwebel, por el “empujón” (sin violencia) que me impulsó a escribir este artículo.


--
Dra. Alicia Ma. Ocampo Jiménez

Filosofía del Derecho, Moral y Política; por la Universidad de Valencia
Investigadora, capacitadora y conferencista sobre Ética, Filosofía Política y Género
@AliceOJ en Twitter

VERSIÓN ORIGINAL PUBLICADA PARA GURÚ POLÍTICO, DICIEMBRE DEL 2010. MODIFICADA EN 20013

sábado, 23 de febrero de 2013

Aris y las mujeres





Si tienes claves de acceso a diarios de Grupo Reforma, por favor lee este editorial aquí



No hablaré de sus vericuetos amorosos. Les daré "liebre por gato". Hablaré sobre sus posibilidades de afectar a una institución como el Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM).

Vivimos en un país con grandes desigualdades, pero esta realidad se vuelve más dramática cuando la observamos con perspectiva de género. Si analizamos la correspondencia entre el Índice de Desigualdad de Género y el Índice de Desarrollo Humano (http://bit.ly/Wd0i2o), entenderemos por qué la ONU correlaciona ambos indicadores en sus análisis. No puede haber desarrollo sin abatimiento de la desigualdad de género.

México ha ido desarrollando una política nacional de igualdad que comenzó desde 1980, año en el cual se instauró el Programa Nacional de la Incorporación de la Mujer al Desarrollo de México. En 2001 se expidió la Ley del Instituto Nacional de las Mujeres, el cual fue sectorizado a la Secretaría General de Gobierno para hacer más efectiva la transversalización de la perspectiva de género en todos los niveles de la Administración Pública y para reportar a la ONU los avances en materia de equidad de género. Luego se fueron creando Institutos de las Mujeres a niveles estatales y municipales, el IJM entre ellos.

El IJM es un organismo público descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propios, tiene autonomía programática y de gestión. Está sectorizado a la Secretaría General de Gobierno, forma parte del gabinete ampliado y cuenta con un marco legal que le garantiza autonomía y descentralización. También cuenta con sistemas para la interlocución directa con todas las Secretarías del gabinete para transversalizar la perspectiva de género en la administración pública. Incluso incide en el sector privado a través del modelo de equidad de género.

En noviembre pasado, Enrique Peña Nieto propuso que Inmujeres fuera sectorizado a Sedesol. Cuando algunas académicas, políticas y activistas -de todos los colores- nos enteramos de sus intenciones, lo interpelamos en redes sociales usando HT #INMUJERESautónomo. Con el apoyo de muchas personas, le enviamos 805 tuits. Además, un grupo de expertas habló directamente con Rosario Robles, manifestando sus argumentos en contra de la iniciativa. Y la propuesta no pasó (aquí el link con más información: http://bit.ly/QjiPNe).

En lo que respecta al IJM, la iniciativa de Aristóteles es semejante a la propuesta fallida de Peña Nieto a nivel federal. Tal parece que Aris y y su equipo de transición no se enteraron de la batalla que Peña perdió con Inmujeres hace unos meses. Para reorganizar la estructura del gobierno, Aris está proponiendo que la Secretaría de Desarrollo e Integración Social coordine la "atención" de los grupos vulnerables, entre los cuales cita a las comunidades indígenas, la niñez y adolescencia, las mujeres y la equidad de género. Vaya tinte asistencialista de la propuesta, que nos regresaría a modelos de desarrollo de los años setenta. En caso de ser aprobada, quitará al IJM su nivel de autonomía e incidencia en las políticas públicas para la igualdad de género, reduciendo sus funciones a niveles operativos.

¿Cómo puede el IJM ser órgano rector de la política de igualdad de género, si no es un organismo ubicado en la estructura administrativa en primer nivel? ¿Cómo podrá México cumplir con la obligatoriedad de los compromisos internacionales para transversalizar los programas y políticas públicas en materia de género, si minimizan la incidencia de los Institutos de las Mujeres? Mientras no se proponga un modelo que le dé mayor fortaleza, no debe ser sectorizado a Desarrollo e Integración Social. ¿Qué haría esta dependencia para impulsar, por ejemplo, la participación política de las mujeres? Si a Aris y a su equipo no se les ocurre una estructura de gobierno que empodere más al IJM para el cumplimiento de sus objetivos, mejor que deje esa instancia tal y como está.

Las mujeres no somos un grupo vulnerable o una minoría, constituimos más de 50% de la población jalisciense y merecemos el ejercicio pleno de todos nuestros derechos. El Estado de Jalisco tiene ahora la posibilidad de demostrar hacia dónde quiere enfocar su política pública en el tema: ¿primará el asistencialismo con las mujeres pobres (una jugosa clientela electoral), o la promoción de la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, con independencia de las adscripciones políticas de cada quien?


Doctora en Filosofía del Derecho, Moral y Política por la Universidad de Valencia, España. Profesora del ITESM, consultora en temas de género.

Gracias a las académicas y activistas jaliscienses, en especial a Mtra. María Elena Cruz Muñoz, por la información ofrecida para este artículo.